top of page

NATALIA CORREA MÁRQUEZ: Samovar de Ethel Krauze





Samovar es una novela retadora que está compuesta por múltiples capas , se puede pensar que sólo está escrita para las mujeres sin embargo, si nos sumergimos en este denso mar de historias, vamos desentrañando que Samovar acompaña y sostiene a su lectores y lectoras.

Hace una poética de lo que significa ser familia una vez que comienza el naufragio, y el primer eslabón se rompe ¿Qué nos queda entonces? ¿Un Samovar flotando en el tiempo?.

Ethel Krauze, tiene cierta fascinación por crear mujeres que tienen una fortaleza intrínseca, pero también muchas contradicciones. Se cuestiona en dónde se encuentra el hogar y nos habla de los espacios (la cocina, el baño la sala,) se vuelven territorios donde la comunión habita .

Ethel busca rescatar su historia personal pero con un espectro más amplio, donde caben la lenguas maternas.

“No logro entender por qué fui perdiendo los idiomas, como si algo en mi naufragara. Murió el Idish cuando murieron las abuelas. Murió el hebreo cuando murieron los abuelos. Murió el ruso cuando murió mi padre. Murió el polaco cuando murió mi madre. Tengo un español mexicano colgado de un árbol náhuatl durante la noche triste, tan triste como la muerte de María”.

“El idioma resplandecía perene el color de la jacaranda y el sabor ardiente del samovar…”

Otro de los temas es cómo los y las extranjeras migran y comienzan a tener una conexión profunda con México, con su comida, con su entorno y sus flores ( jacarandas).

También habla de las tradiciones familiares, un hecho tan concreto como ir a comer con la abuela todos los miércoles, desata toda una serie de historias y reflexiones que entretejen la vida de muchas mujeres.

La abuela se convierte en una atmósfera y personaje vital con olor a jabón exquisito, en un recuerdo del té donde da cobijo y aliento para contar la vida, sus ojos son el azúcar que lo endulza.

Por otro lado, se lanzan descripciones marinas como una red para atrapar al lector en este denso mar que lo hará naufragar y descolocarse.

La garganta es un pez amargo… “ “El mar intenta mecerme los pechos que conservo casi adolescentes . El mar oscuro y suave…”

“Me he convertido en una sirena. Mi cola verde esmeralda resplandece en medio de la cocina. La abuela no me deja ir. Me sirve otro té. Me pide que la conversación ruede en idish, no importa que yo lo haga lento, pues lento es muy bonito. Me explica que no me habla como abuela sino como amiga.

La sirena de cola verde esmeralda recuesta la cabeza en el hombro de su abuela.

Cubierta por el mar que ahora es del color de mi cola , respiro en la transparencia del agua. La abuela me desprende del abrazo y manda hacía el océano ."

La abuela amorosa que prepara comida para su nieta seguramente es una experiencia universal y es un símbolo del cuidado mutuo.

Quizá una de las cosas que más sorprende es llamar al hombre como “El criminal” en este adjetivo se condensa el símbolo del control y la violencia ejercida contra las mujeres durante mucho tiempo, incluso este criminal se vuelve el vaticinio de machismos y feminicidios.

Así abre una grieta por donde vemos el maltrato tan normalizado en las familias y cómo esto queda arraigado por generaciones.

Uno de los puntos más refrescantes de las novelas de Ethel Krauze que incluso se maneja con más énfasis en Samovar es que hay una línea paralela entre una historia que siempre va hacia al futuro. No olvidemos las referencias que hace al Covid 19 esta pandemia que ha trastocado la vida de todos y ante la modernidad. El Internet es hoy en día el cordón umbilical del planeta”

La maternidad, el sexo la patria, la religión, el exilio son temas que circundan y van llenado de capas este árbol de jacarandas.

Pero lo más importante es que con esta novela podemos recobrar recuerdos, risas, complicidades, y así ,crear lazos hondos con esa familia que también elegimos después del primer naufragio.

Gracias Ethel por ser espejo y lumbrera ante tanta oscuridad.


Las citas corresponden a Samovar de Ethel Krauze.



Natalia Correa Márquez (12 de marzo de 1983) empezó a escribir a los 14 años de edad, Estudio literatura hispánica en la Universidad Autónoma de Morelos (UAEM) .

En el 2012 participó en la antología poética Cruce de Peatones estaciones presentidas. de proyecto Diorama donde el escritor Félix Vergara fue el encargado de la edición.

En medio de la pandemia escribió su más reciente libro Sirena Negra…. Mar de mis entrañas de Astrolabio editorial.




Comentarios


bottom of page